Lo sublime romántico en los acantilados de Moher

¿Por qué las cruces celtas tienen una aureola?

La roca de Sísifo: En Dublín con Oscar Wilde